Madrugada fría.

Madrugada fría,
dolor persistente,
horas eternas.

Las cosas no van nada
bien ahora.
El dolor se hace
cada vez más intenso,
las lágrimas brotan de
desconocidos,
aunque ella aún respira.

Madrugada triste,
dolor intenso,
horas insuficientes.

La vida se le escapó.
El dolor se presenta en cada
centímetro del alma,
las lágrimas recorren los rostros.
Ella ya no respira.

By: Ana Carranza.

8 comentarios sobre “Madrugada fría.

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: