Me diste tantos besos por segundo.

Me diste tantos besos por segundo que dejaste mis labios rojos de amor, hinchados de pasión y con ganas de jamás separarse de los tuyos. Me diste tantos besos por segundo que dejaste mi corazón enamorado, impregnado de emociones y con la certeza que jamás volverá a ser el mismo gracias a tu amor. By:... Leer más →

Anuncios

Dejaste.

Dejaste mi cuerpo tatuado con tus besos, dejaste mi boca roja de pasión; dejaste mi corazón enamorado, dejaste una promesa de amor. By: Ana Carranza.

Siempre veces por minuto.

Dormías y yo estaba allí, junto a ti. Dormías y debo confesar que fue el mejor momento que hasta hoy viví. Dormías y seguías aquí, junto a mí. Con el corazón palpitando setenta veces por minuto, y yo con mis ganas de amarte siempre veces por minuto. By: Ana Carranza.

11:59pm I

Viejas aventuras, amores nuevos, manos que dan seguridad, labios nervisos, pequeña maldad. Abrazos confortables, viajes improvistos, caminatas nocturnas, amores secretos, decepciones absurdas. Corazón herido, amor secreto, boca deseada, cama perfecta y ojos cerrados. By: Ana Carranza.   

Poemas trágicos.

Poemas trágicos de amores perdidos, sentimientos ocultos y besos no correspondidos. Poemas trágicos de almas incomprendidas, hartas de la vida y que sólo en sus versos encuentran salida. Poemas trágicos de pasiones prohibidas, amores incompletos y lujuria cohibida. By: Ana Carranza.

Otro camino.

He perdido eso que tanto te gustaba, eso que tanto tú buscabas. Ahora sólo puedo pedirte que te alejes, que te vayas de mí, porque si lo he perdido ha sido todo por ti. Mi cabeza no hace otra cosa que pensarte, quererte aquí conmigo y de nada vale porque tú ya no eres mío.... Leer más →

En busca de…

En busca de mi lugar en el mundo me encontré con tus ojos, se sienten tan sinceros cuando me miran de tan cerca y de muy lejos. En busca de un muelle me encontré con tu sonrisa, se siente tan sincera invitándome a anclar aún en contra de la brisa. En busca de un hogar... Leer más →

Demasiados momentos difíciles.

Demasiados momentos difíciles, demasiadas horas rezando, demasiado tiempo soñando... Y quizás después de tanto intentar los sueños no se hagan realidad. Demasiados momentos difíciles, demasiadas horas pidiendo, demasiado tiempo luchando... Y quizás después de todo el sufrimiento ya no valga la pena seguir, porque la sentencia está y estará siempre aquí. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑