Solo continuar.

Cuando menos ruido hice es cuando más lejos me fui. Cuando deje de luchar contra corriente y solo me deje arrastrar, supe que no tenía que insistir más, solo continuar. By: Ana Carranza.

Sobredosis de ti.

Justo ahora, necesito una dosis de tu amor, quizás más que eso quiero volver a mi vieja adicción, y sufrir una sobredosis de ti. By: Ana Carranza.

Yo quería.

Yo quería siempre nuestros momentos, pausarlos y poder repetirlos todas las veces necesarias... hasta obviar tu ausencia. By: Ana Carranza.

La noche interminable.

Noche de desastre, nada está donde debería. Noche de duelo, de dolor ajeno y pensamientos suicidas que siempre ocurren cada cierto tiempo. By: Ana Carranza.

La misma cama.

Éramos tan opuestos que nadie hubiera creído que alguna vez tú y yo ibamos a compartir la misma cama... y más que eso, la vida. By: Ana Carranza.

No sé.

No sé qué haces para hacerme tan feliz, quizá son los detalles ocultos en cada cosa que haces para mí. By: Ana Carranza.

Sin yo merecerlo.

Encontré a alguien tan igual a mí y a la vez tan diferente. Alguien que sorprendentemente entiende mis gustos y mis malos ratos, alguien que se arma de paciencia cuando me rebasa el mundo, que me llena de sonrisas y de momentos tiernos, alguien que esta a mi lado sin yo merecerlo. By: Ana Carranza.

Me equivoqué.

Te entregué más que mis sueños mi vida, confíe en ti. Rechace todas y cada una de las advertencias que de diferentes formas venían hacía mí. Creí estúpidamente que mi amor sería lo suficientemente grande para lograr cambiar tu oscuridad, pero fallé. Me equivoqué. By: Ana Carranza.

No más.

Cuando recién pierdes algo y lo necesitas mucho parece que no podrás seguir sin eso que tanto te falta, pero pasan los meses y te das cuenta que después de todo, no era tan necesario. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑