Cuando a diario me preguntas.

Cuando a diario me preguntas si te he pensado sólo puedo contestar, que esos ojos y esa boca tuya ni en mil vidas podría olvidar, y menos esa forma tan perfecta de amar. By: Ana Carranza.

Anuncios

A las 10 de la noche.

A las 10 de la noche me llenaste de besos, a las 11 cubriste mi cuerpo de tus huellas, a las 12 de la madrugada descubrí que no quería separarme de ti jamás; a las 3am me besaste otra vez y a las 5 sentí de nuevo muy cerca tu piel. By: Ana Carranza.  

Te me vas yendo cada segundo más.

Ya no hay posibilidad de un nuevo comienzo. Se aminorizan las fuerzas, se extingue tu aliento. Ya no hay posibilidad de un nuevo amanecer. Se escapa tu alma, se detiene tu palpitar. Tus signos disminuyen y te me vas yendo cada segundo más. By: Ana Carranza.

Madrugada fría.

Madrugada fría, dolor persistente, horas eternas. Las cosas no van nada bien ahora. El dolor se hace cada vez más intenso, las lágrimas brotan de desconocidos, aunque ella aún respira. Madrugada triste, dolor intenso, horas insuficientes. La vida se le escapó. El dolor se presenta en cada centímetro del alma, las lágrimas recorren los rostros.... Leer más →

Desde que recuerdo.

Desde que recuerdo tú siempre estabas allí, para bien o para mal, para felicidad o tristeza, para risas o regaños, para cantarme en mi cumpleaños. Desde que recuerdo tú siempre estabas allí. No olvidaré lo bien que me sentía al escucharte respirar, al verte andar, al saber que estabas en mi vida un día más. By:... Leer más →

Nunca imaginé.

Una vez tuve miedo de tus besos, una vez me atemoricé, una vez me fui de ti, una vez me alejé; pero nunca imaginé, que tus besos sabían tan bien, que tus labios eran el complemento de los míos y créeme mi amor, más nunca me los pienso perder. By: Ana Carranza.

Yo era feliz.

Hubo una época en la que realmente no sentí nada. Pase meses encerrada e involucrada sólo conmigo; no me importaba la gente ni lo que pensarán de mí, porque alejada de toda hipocresía, muy en el fondo yo era feliz. By: Ana Carranza.

Fui Navidad.

Fui Navidad en mi infancia, cuando realmente era feliz y no sabía que jamás volvería a sentirme así. Fui Navidad cuando pequeñas cosas me hacían sonreír, cuando mi corazón no estaba lastimado; cuando papá y mamá estaban a mi lado. Fui Navidad cuando reía, jugaba e imaginaba. Cuando creía que siempre todo iría bien y... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑