Todo se puede lograr.

Me están pasando cosas demasiado buenas e increíbles. Jamás pensé tener la oportunidad de hacer lo que hago ahora. Estoy muy convencida de que si te esfuerzas por lograr algo con todas tus ganas lo puedes conseguir. Sigo aprendiendo día a día un poco más. Ya han pasado casi tres meses y han sido llenos... Leer más →

Al ritmo de la calma.

Tengo ganas de despertar juntito a tu pecho, escuchar los sonidos de tu corazón; no perderme ni uno sólo de tus latidos, que al ritmo de la calma se convierten en canción. By: Ana Carranza.

Mi príncipe.

Mi príncipe no está lejos de aquí... él camina despacio por ahí, pero se aburrió de ser azul y ahora su alma es verde frenesí. Mi príncipe suele llevar un caramelo en el bolsillo, un beso helado en la boca y un tulipán rojo o amarillo. By: Ana Carranza.

No dejes de llegar a mis sueños.

Hace más de diez años que tú ya no estás en mi vida y aún sigues presente en mis sueños. Es increíble cuanto te admiré y lo sigo haciendo ahora. Eras tan linda, decidida e ibas por lo que querías sin pensarlo mucho. Te arriesgabas. Siempre fuiste valiente, buena persona y una excelente madre. Estoy... Leer más →

De tu mano caminar.

En el silencio de esta habitación no dejo de pensar, como todos los días y cada segundo, en la sonrisa más perfecta y los labios que deseo besar, en el pecho en el que quiero descansar, rodeada de esos brazos que protegen y que dan paz. Ni el ruido de la ciudad puede impedir que... Leer más →

Me diste tantos besos por segundo.

Me diste tantos besos por segundo que dejaste mis labios rojos de amor, hinchados de pasión y con ganas de jamás separarse de los tuyos. Me diste tantos besos por segundo que dejaste mi corazón enamorado, impregnado de emociones y con la certeza que jamás volverá a ser el mismo gracias a tu amor. By:... Leer más →

Fui Navidad.

Fui Navidad en mi infancia, cuando realmente era feliz y no sabía que jamás volvería a sentirme así. Fui Navidad cuando pequeñas cosas me hacían sonreír, cuando mi corazón no estaba lastimado; cuando papá y mamá estaban a mi lado. Fui Navidad cuando reía, jugaba e imaginaba. Cuando creía que siempre todo iría bien y... Leer más →

Demasiados momentos difíciles.

Demasiados momentos difíciles, demasiadas horas rezando, demasiado tiempo soñando... Y quizás después de tanto intentar los sueños no se hagan realidad. Demasiados momentos difíciles, demasiadas horas pidiendo, demasiado tiempo luchando... Y quizás después de todo el sufrimiento ya no valga la pena seguir, porque la sentencia está y estará siempre aquí. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑