Solo a ti.

Yo no canto...Nunca. Solo lo haría si mi vida dependiera de ello. Y entonces un día, te canté a ti. By: Ana Carranza.

Respiré.

Fue tan distinto está vez... solo leí y callé, sentí menos que la última vez. Alguien interrumpió y aterricé. Alguien escribió y respiré.

Demasiado probable.

Es fácil que lo intentes, es creíble que lo estés, es posible que lo hagas; pero, es demasiado probable que nunca olvides eso que solo tú y yo sabemos.

La misma cama.

Éramos tan opuestos que nadie hubiera creído que alguna vez tú y yo ibamos a compartir la misma cama... y más que eso, la vida. By: Ana Carranza.

Olivia.

De la forma en la que llegaste a mi vida la odié, de la forma en que pasaban los días y seguías ahí lo odié aún más. Por una promesa te convertiste en mi salvación. Fuiste por mí al infierno, me arrastraste, me pusiste a salvo con tus métodos y me obligaste a creer otra... Leer más →

Dormías.

Te veías tan perfecto en mis sueños, como recién salido de mis más perversos pensamientos. Dormir en esa posición tan reparadora y protegerte de todo y de todos, eso fue sin duda lo más satisfactorio. By: Ana Carranza.

Sonríe mi amor

Sonríe mi amor... no dejes que lasnubes grises apaguen la luz que llevas en tu interior.Sonríe mi amor y verás que las penaspasan tan rápido que luego ya ni las recuerdas.Sonríe mi amor que la vida sólo es está, ama caminar bajo la lluvia porque el invierno apenas empieza. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑