Solo tu voz.

Hace tiempo no venías a mis sueños, y esta vez fue tan sutil tu manera de entrar en ellos,Hace tiempo no escuchaba de ti eso, y fue tan perfecta tu voz que tus palabras ni siquiera las recuerdo. By: Ana Carranza.

Solo a ti.

Yo no canto...Nunca. Solo lo haría si mi vida dependiera de ello. Y entonces un día, te canté a ti. By: Ana Carranza.

Respiré.

Fue tan distinto está vez... solo leí y callé, sentí menos que la última vez. Alguien interrumpió y aterricé. Alguien escribió y respiré.

Demasiado probable.

Es fácil que lo intentes, es creíble que lo estés, es posible que lo hagas; pero, es demasiado probable que nunca olvides eso que solo tú y yo sabemos.

La misma cama.

Éramos tan opuestos que nadie hubiera creído que alguna vez tú y yo ibamos a compartir la misma cama... y más que eso, la vida. By: Ana Carranza.

Olivia.

De la forma en la que llegaste a mi vida la odié, de la forma en que pasaban los días y seguías ahí lo odié aún más. Por una promesa te convertiste en mi salvación. Fuiste por mí al infierno, me arrastraste, me pusiste a salvo con tus métodos y me obligaste a creer otra... Leer más →

Dormías.

Te veías tan perfecto en mis sueños, como recién salido de mis más perversos pensamientos. Dormir en esa posición tan reparadora y protegerte de todo y de todos, eso fue sin duda lo más satisfactorio. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑