Comenzar de cero.

Quiero comenzar de cero y disfrutar una vez más cada uno de los besos, de nuestras noches de deseo...Quiero comenzar desde los besos y disfrutar una vez más de nuestros momentos, de cada uno de nuestros ardientes encuentros. By: Ana Carranza.

Autoconsuelo.

Todas esas veces que lloréy me consolaste,que grité y me escuchaste,que soñé y me cuidaste,y cuando al fin sonreí otra vez...me dejaste. By: Ana Carranza.

Está bien no estar bien.

Te pedí que hulleras cuando caí en mí y supe que mi amor te destruiría, que amarnos nos traería tragedia, pero no te importó... Esa noche me abrazaste demasiado fuerte y dijiste que sólo era un sueño, que tú eras mi realidad, y que está vez serías valiente y me protegerías de todo... incluso de... Leer más →

En mis crisis.

En las miles de escenas y escenarios, en los que he enfrentado mis crisis a diario, tú siempre me das refugio y sostienes mi mano. By: Ana Carranza.

Nunca más.

Nunca más volveré a ese sitio; a ese lugar en el que jamás debí estar, nunca más pensaré en lo que fue, ni en lo que pudo pasar. By: Ana Carranza.

Todavía es ayer.

Despierto exaltada al darme cuenta que no estabas en mis sueños, me ahoga la rabia al perder un segundo sin el contacto con tu piel. Veo la hora... todavía es ayer. By: Ana Carranza.

Presumiendo con sinceridad.

Presumiendo con sinceridad... yo ya sabía que serías tú mi otra mitad; te delató esa sonrisa celestial, esa mirada perversa y esa forma tan deliciosa de amar. By: Ana Carranza.

No me explico…

Seguro hice algo bueno en mi vida pasada, quizás salve al universo de los malos, posiblemente le hice un favor a un ser sobrenatural... si no es así, no me explico la suerte de haberte encontrado... de haber coincidido, de saber tu boca y de que seas mi abrigo. By: Ana Carranza.

Somos momentos.

Siempre he creído que somos momentos... momentos en los que nos reímos, cantamos; en los que somos felices y nos enamoramos. Siempre he creído que somos lugares... lugares en los que fuimos, lloramos; en los que dejamos una parte de nuestra alma y nos olvidaron. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑