Vida, ser cruel es tu estilo.

Que triste desear algo con todas tus fuerzas y latidos, pero simplemente no es allí.  Que cruel amar con desesperación y locura, pero desgraciadamente no es para ti. By: Ana Carranza.

Arcariotrix.

Yo, más fría que el hielo, sin razón ni admiración por el amor, sin creer siempre que no era para tanto cuando alguien se atrevía a mencionarlo. Tú, tu fuego y tu luz; capaces de derribar los aisbers más inmensos e impenetrables. Elegiste ser mi calor cuando mi frío ya no quiso ser eterno. By:... Leer más →

Mis fantasmas están en paz.

Desde que duermo junto a ti se fueron mis miedos, supere mi temor a la oscuridad y mi imaginación suicida se marchó. Tú me das la protección y el calor que necesito. Ahora puedo descansar, ahora mis fantasmas están en paz. By: Ana Carranza.

Besos por segundo.

Sé que cuando estás emocionado y te hago sentir especial me envías tantos besos por segundo como puedes, es tu forma de decirme que estás feliz, solo desearía que en lugar de escucharlos los pudiera sentir. By: Ana Carranza.

Instintos sinceros.

Me encanta que estés en mis sueños, mi cerebro sabe cuánto te deseo. Me encanta soñarnos y aún más que se reflejen nuestros instintos más sinceros. By: Ana Carranza.

Extremadamente delicioso.

Tienes un poder extremadamente delicioso en mí; hablar y hacerme sentir, todo lo que tu fabulosa voz sugiera, todo lo que mi cuerpo esté dispuesto. By: Ana Carranza.

Ya no recuerdo.

Ya ni siquiera recuerdo cómo se siente amarte, y quiero que ese sentimiento se quede dormido de ahora en adelante. By: Ana Carranza.

Puedo avanzar.

Hoy cuestione mi blog... pensé en dejarlo, pues a veces no me da tiempo de escribir como quisiera y talvez desaparecer sería un buen plan, pero en segundos me replantee el por qué lo inicie; su nombre lo dice todo. Es un diario, por lo tanto, debería escribir lo que necesite o desee; consejos de... Leer más →

Solo continuar.

Cuando menos ruido hice es cuando más lejos me fui. Cuando deje de luchar contra corriente y solo me deje arrastrar, supe que no tenía que insistir más, solo continuar. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑