Autoconsuelo.

Todas esas veces que lloréy me consolaste,que grité y me escuchaste,que soñé y me cuidaste,y cuando al fin sonreí otra vez...me dejaste. By: Ana Carranza.

Tu excitante melodía.

Siéntate en el viejo sofá y cántame otra vez el resto del día, haré que en tus perfectos labios se dibujen mil sonrisas... sabes que pase lo que pase no te dejaría, ni cambiaría tu excitante melodía. By: Ana Carranza.

Mariposa.

Tenía tantas heridas de su pasado, no sabía qué hacer con todo lo que le había hecho tanto daño. Nunca pudo borrar las cicatrices de todas esas batallas, hasta que se dio cuenta que el hacerlo no era la solución... y en un acto de claridad, decidió cubrirlas con algo mejor. By: Ana Carranza.

Libertad.

Me gusta poder hablar con libertad y ser quien soy contigo. No tener que fingir, ni ocultar el deseo y las ganas que tengo de ti. By: Ana Carranza.

Está bien no estar bien.

Te pedí que hulleras cuando caí en mí y supe que mi amor te destruiría, que amarnos nos traería tragedia, pero no te importó... Esa noche me abrazaste demasiado fuerte y dijiste que sólo era un sueño, que tú eras mi realidad, y que está vez serías valiente y me protegerías de todo... incluso de... Leer más →

No es allí.

El dolor que sentí ese día fue tan diferente a otros. Sentí que algo en mí se esfumó, que todo sería diferente desde ese momento, sentí que mi lugar no fue ni será nunca allí. By: Ana Carranza.

En mis crisis.

En las miles de escenas y escenarios, en los que he enfrentado mis crisis a diario, tú siempre me das refugio y sostienes mi mano. By: Ana Carranza.

La despedida.

Que dicha morir en tu hogar, a tan alta edad, con las personas que te aman y que siempre lo harán.Que dicha vivir de verdad, medir los excesos y al final llenarse de tanta paz. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑