Bajo las gotas no tan heladas de junio.

Escucho la lluvia caer, en mis recuerdos hay un nuevo momento favorito...Cuando te besé, cuando me besaste;cuando nos adoramos bajo la lluvia,bajo las gotas no tan heladas de junio. By: Ana Carranza.

Somos momentos.

Siempre he creído que somos momentos... momentos en los que nos reímos, cantamos; en los que somos felices y nos enamoramos. Siempre he creído que somos lugares... lugares en los que fuimos, lloramos; en los que dejamos una parte de nuestra alma y nos olvidaron. By: Ana Carranza.

Empieza mi pelicula…

Ya no me queda nada, no hay tiempo para recapitular... Dicen que cuando el alma esta por salir del cuerpo las escenas más importantes de la vida empiezan a pasar frente a los ojos, supongo que faltan sólo segundos para que empiece mi película. Y en esos segundos que son eternos me pregunto que habrá... Leer más →

Un año.

Hace un año ya que todo comenzó, una aventura literal de emociones y sensaciones; cosas inimaginables y caricias perfectas.Seguiré aquí para ti, seguiré para mí y para los dos... para cuidar y salvar de todas las malas lo nuestro que recién inició. By: Ana Carranza.

Él es fuego…

Él es fuego... pero no del que quema, sino del que da calidez y resguarda el alma. Él es fuerza en combate, valentia en peligro, seducción en el instante de amarme. By: Ana Carranza.

Más allá…

Más allá de pedazos de poemas y un infinito de amarte, está un alma inconforme queriendo librar un combate, un espíritu triste queriendo gritar con su arte. By: Ana Carranza.

Aquella noche.

Aquella noche me abracé a ti y tú me protegiste del frío. Me cuidaste y me amaste como otra de nuestras noches; cada una como esa, más especial que la anterior... y así, continúa creciendo nuestro amor. By: Ana Carranza.

Una y otra vez.

Quisiera atrapar el momento más bello de los dos; sostenerlo y no dejarlo marchar nunca más, quisiera que fuera eterno ese pequeño instante en el que te bese una y otra vez. By: Ana Carranza.

La historia del hilo rojo.

Te volví a encontrar después de que me rompieron cientos de veces, de una y mil maneras, pero quién iba a decir que ibas a ser tú con quien el destino me quería juntar... la historia del hilo rojo que me contaste parece hacerse realidad. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑