Un poco más libre.

Esta vez no cedí a tu estrategia, no me deje arrastrar por tus crueles y disfrazadas intenciones. Ahora es más claro, y soy un poco más libre. By: Ana Carranza.

Volví a vivir.

Porque un día deje de buscar una señal de ti, algo que me dijera que aún pensabas en mí... entonces ese día fui libre y volví a vivir. By: Ana Carranza.

Rojo intenso.

Eres el rojo de mi sangre cuando se congela con uno de tus besos, el rojo de mis labios cuando arden por saborearte completo.Eres el rojo de las rosas cuando estás aquí y eres el rojo intenso de mis mejillas cuando aún estás en mí. By: Ana Carranza.

Solo a ti.

Yo no canto...Nunca. Solo lo haría si mi vida dependiera de ello. Y entonces un día, te canté a ti. By: Ana Carranza.

Respiré.

Fue tan distinto está vez... solo leí y callé, sentí menos que la última vez. Alguien interrumpió y aterricé. Alguien escribió y respiré.

Olivia.

De la forma en la que llegaste a mi vida la odié, de la forma en que pasaban los días y seguías ahí lo odié aún más. Por una promesa te convertiste en mi salvación. Fuiste por mí al infierno, me arrastraste, me pusiste a salvo con tus métodos y me obligaste a creer otra... Leer más →

Dormías.

Te veías tan perfecto en mis sueños, como recién salido de mis más perversos pensamientos. Dormir en esa posición tan reparadora y protegerte de todo y de todos, eso fue sin duda lo más satisfactorio. By: Ana Carranza.

Mariposa.

Tenía tantas heridas de su pasado, no sabía qué hacer con todo lo que le había hecho tanto daño. Nunca pudo borrar las cicatrices de todas esas batallas, hasta que se dio cuenta que el hacerlo no era la solución... y en un acto de claridad, decidió cubrirlas con algo mejor. By: Ana Carranza.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑