Hojas secas.

Después de toda una vida, después de tantas tormentas, tantos veranos, tantos inviernos, tantas primaveras, tantos otoños, estabas ahí… Empeñada en seguir en tu hogar, hasta que llegará el fin.

No pudiste más, sentiste como la luz del sol ya no llegaba de la misma forma hacía ti, sentiste que la frescura del viento ya no surgía el mismo efecto en tus nervios, sentiste que cada día te quedabas sin aliento…

Llegó de nuevo el otoño y ya no podías seguir en casa, ¡era la hora!, sentiste la necesidad de surcar otros horizontes y sin más que pensar, te dejaste caer.

Una brisa fresca te llevo hasta el suelo suavemente, hasta el principio de tu hogar el cuál miraste con nostalgia.

Una ráfaga de viento te empujó lejos y fue cuando supiste que tu vida recién empezaba.

By: Ana Carranza.

12 comentarios sobre “Hojas secas.

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: